Claudia Soto Mansilla

Francès

Nací en Chile un año antes de que saliera electo a la presidencia el Dr. Salvador Allende Gossens. En ese tiempo el país donde nací vivió su sueño con los ojos abiertos, siendo además artesano de ese sueño.

Al convertir el sueño en pesadilla muchos de los chilenos nos convertimos en extranjeros. La junta militar impuso la muerte, la desaparición, el miedo, el encarcelamiento, utilizo también como arma privilegiada el destierro, golpeando con un decreto a todas las generaciones del país.

La mía se quedo colgada entre el país donde nació y las muchas tierras e islas que albergaron el exilio chileno.

Técnicamente, si, soy chilena. ¿Pero qué significado tiene eso de verdad?

¿Como construirse como ser cuando el lugar de nacimiento es una abstracción llena de preguntas, de temores y también de dolor? ¿Cuándo el idioma en que sueñas no te sirve para construir puentes entre los antiguos y tu realidad?

Uno puede dar la espalda, pretender fundirse en el futuro que se aviene. Pero de todas formas para echar raíces, hace falta conocer la tierra.

Muchos de nosotros crecimos como árboles con ramas desordenadas, complejas o débiles, o simplemente sin poder echar ramas.

 Por eso me motiva el tema de “La Piedra y la Luna”. Poco sabemos lo que fue el sentir de los “hijos”, y sumar voces para contar nuestra historia es importante.

Trabajo con la memoria desde hace mucho tiempo, no por nostalgia, sino con la inquietud de curar el presente, para poder pensar el futuro.

Me siento privilegiada de poder colaborar a la realización de este proyecto, que pretende a través de la ficción contar una experiencia, una vivencia, casi como una urgencia. Es la voz de uno, de una, son, en realidad nuestras voces unidas que siguen exigiendo justicia, que siguen gritándole al silencio, no con odio, sino con la fuerza que nos viene de la tierra.

Si quiere saber mas de Claudia y su documental visite su pagina web:

http://millejours.net/

claudia

Leave a Reply